La fruta prohibida

Estoy en un apartamento que voy a comprar, ya que conozco al vendedor me dejo las llave para que vea los arreglos que mande hacer, todo esta saliendo en orden y bajo control.

Anoche estuve con un amigo tomándonos unas copas y disfrutando de la humedad y calentura del hermoso verano en Nueva York en el barco de este nuevo apartamento, fumamos y hablamos hasta que nos dio deseo de tener un contacto sexual. Carlos un que vive su vida de fiestas y locuras sin tener en cuenta de como pudiera ser su vida durante los próximos cinco años, sin tener un plan para el día de mañana. (Me quedo sorprendido cuando conozco una persona que no sabe hacia donde se dirige. Viven sin saber con que propósito están en este mundo, no es una casualidad.) Al fin y al cabo termine recorriendo mi nuevo apartamento pero en este caso no tome en cuenta con quien compartía mi cuerpo, sólo quería complacer aquel deseo que recorría mis venas sentir la piel de este individuo. Este joven es me dio chistoso y tiene sus talentos. Acabo de tomar una siesta en la cual todo lo que hice fue pensar. Carlos me manda un mensaje ofreciéndome encontrarnos en mi apartamento vacío con un nuevo amigo. Interesante este chico hace planes sin primero avisarme que esta sucediendo.

Miro a mi alrededor sin saber que responder,aceptare la propuesta ya que es Bruno el joven que va a traer. Bruno un joven que baila en los bares de la ciudad de New York. Bruno es súper atractivo nunca me imagine tenerlo tan cerca de mi. Siempre me fijo en su polla erecta cuando esta bailando , tiene un trasero súper hermoso como sí fuera mandado hacer.

Miro mi reloj y son las 9:00 PM estoy en este apartamento vacío con la intriga de conocer a Bruno. Abro la puerta y Carlos nos presenta -Bruno un placer,me extiende su mano, le respondo de la misma manera Eric un placer. Acabo de sentir sus manos, solo pienso en recorrer su cuerpo hasta saciarme de el, ponerlo a morder cada para de mi cuerpo y que sacie aquel deseo que el causa sobre mi cuerpo. Le pregunto – no te molesta estar en este apartamento vacío ya que no fue mía la idea, tenía la intriga de ver que pensaba. – No para nada.! Se acomoda y toma asiento en el barcon. Carlos al igual hace lo mismo. No tengo más de otra tomo asiento y enseguida enciendo un cigarrillo ( Marlboro mentol Light) le ofrezco uno a Bruno ya que Carlos no fuma cigarrillos. Bruno acepta, mientras le paso el cigarrillo rozamos los dedos. Lo miro sorprendido mientras Carlos se queda mirando su teléfono. En realidad no sabía que hacer, estaba que lo miraba y contemplaba la arquitectura de su cuerpo.

Ya pasaron dos horas y todo lo que hemos hecho fue hablar, en ningún momento se me ocurre insinuarme ya que ellos son dos y se conocen lo suficiente para hacer el primer movimiento. Estoy con una nota que no puedo conmigo mismo, estoy que sudo, aquel deseo de tocar a Bruno me saca de quicio. En el momento Carlos habla y dice que – Me acaban de mandar un mensaje y mi amigo quiere que compartamos en su apartamento. Oh, respondo “pero” dice Carlos – Todos desnudos. Me quedo sorprendido no se qué decir. Al momento le mando un mensaje a un amigo haber si quiere acompañarme, me dice que si. Bruno se queda callado como si sabe todo lo que va a pasar en aquel lugar. Le respondo que si, Carlos – ya nos vienen a buscar. Respondo – Tengo que esperar a mi amigo si quieres nos vemos allá.

En el momento que nos paramos, que ya se marchaban Carlos me dice – Creo que esta pasando algo fuera de lo que esta pasando en este momento, y Bruno y yo no sabemos que es. Pensaba que esto era una fiesta. Miro a Bruno sorprendido ya que no tenía a más nadie quien entendiera mi forma de ser, al menos alguien que me dijera que esta pasando . Respondo – desde un principio te dije a que sólo venía a compartir un rato y que soy vergonzoso para estas clases de actividad. Miro a Bruno – Crees que he actuado de una manera inapropiada? – No para nada como acabaste de decir eres más tímido de lo que parece. – En el mundo que vivo y los miro a los dos, las personas dicen lo que piensan sin mucho rodeo. ( Creo que voy hacer una Disculpa sin saber por que rayos me estoy disculpando pero por educación…) Miro a Bruno, disculpa si no fue lo que esperabas. Al instante los invito acompañarlos a la puerta y a la ves acordarles que nos encontrábamos en una hora en la dirección que ya había almacenado en mi teléfono.

Estoy tratando de entender lo sucedido, prendo un cigarrillo para calmarme un poco. Acabo de dejar ir a Bruno, no le di la oportunidad de satisfacer a el fuego que lleva a dentro de esos pantalones. Carlos se puso de dramático a hablar baboseadas sin ningún sentido. Tomo la decisión de decirle que me disculpé pero no podré asistir. -Ahora es que este loco me va a decir de todo ya que no tuvieron la valentía de tocarme mucho menos ahora que no voy al apartamento. Carlos – ven sin tu amigo o con el pero ven. Decido no responder. Llego a entender que todo en la vida pasa por una razón se que Bruno es la fruta prohibida de mi jardín pero la tentación siempre va a estar hay. Es un deseo tan controlador que sí no tenemos dominio propio pudiéramos perderlo todo en una noche de aventura. Comprendí que cada persona tiene un mundo diferente una expectativa opuestas a las costumbre de cada ser humanó, este no es mi mundo por lo tanto viviré con el deseo aprobar aquel cuerpo prohibido que tanto me excita.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s